Prevención del fraude

La IA más avanzada del mundo es española y se la conoce como «Súper Rita»

«Rita» es un súper ordenador que destaca por su sofisticación, la amplitud de su base de datos y su capacidad de computación. No es una herramienta como las que estamos acostumbrados a ver, no ha sido desarrollada por ninguno de los grandes tecnológicos como Facebook o Google. Esta máquina decide a quien investigar y por qué, busca incongruencias en nuestra información online para actuar. La Agencia Tributaria presume de sistema recibiendo delegaciones de Europa, Latinoamérica y Asia interesados en esta tecnologí­a

Este sistema almacena todos nuestros datos: cuentas bancarias, depósitos, acciones, inversiones, etc. También conoce todos los datos a cerca de nuestros impuestos, sanciones o recargos. Toda esta información la cruza y verifica en cuestión de segundos, analizando si el contribuyente se comporta como debe respecto a sus obligaciones fiscales.

Es el momento en el que «Rita» analiza los datos, cuando el espí­a pone en funcionamiento la IA. Los algoritmos del sistema cada vez son más precisos, aprenden los comportamientos de los contribuyentes, buscan cualquier cambio de comportamiento, para clasificar la información en tres niveles: datos negros (información de las rentas de empresas), datos azules (datos que el programa recibe de organismos oficiales u otras fuentes como ayudas, descuentos fiscales o planes de ayuda para la adquisición de un vehí­culo) y por ultimo datos rojos (los que suponen una mayor limitación a la hora de adquirirlos, debido a que es el contribuyente quien los declara).

Una vez administrada la información, se pone en marcha el sistema: peina los datos  de arriba abajo buscando incongruencias, falta o exceso de movimientos bancarios… Nuestro dí­a a dí­a. En caso de encontrar algún elemento que no cuadre, el sistema emite una orden de impresión, para que se enví­e una carta certificada solicitando aclaración sobre las incidencias encontradas por el sistema. En caso de no recibir la Agencia Tributaria una respuesta por parte del contribuyente, «Rita» calcula el importe que se ha defraudado y pasa a cobrarlo directamente a través de un embargo en la cuenta bancaria.

El programa, también cruza información de las Redes Sociales, busca viajes que hayamos hecho, contrastándolo con los movimientos bancarios, para cerciorarse que está todo en regla.

Es por esto que debemos ser prudentes con la información que facilitamos a Hacienda, ya que las próximas ampliaciones del sistema podrí­an detectar la menor de las incongruencias en el dí­a a dí­a de cualquier contribuyente.

El Big Data, el factor clave en la transformación del sector asegurador

Primas más precisas y prevención del fraude son algunos de los cambios que ha traí­do esta nueva tecnologí­a

El sector asegurador se ha basado desde sus comienzos en el principio del riesgo. Las personas escogen un seguro evaluando el tipo de riesgo en el que podrí­an verse envueltos, y las aseguradoras ofrecen sus servicios evaluando el coste de cada demanda.

Los seguros han desarrollado su negocio a través de un sistema predictivo, es decir, ofrecen un servicio analizando cuál es el precio que puede llegar a costar un suceso determinado. Para los seguros siempre ha sido un reto acertar en el precio de las primas, ya que se espera obtener un beneficio y a su vez ofrecer al cliente un precio razonable para que no se vayan a la competencia.

El Big Data ha permitido al sector evolucionar hacia modelos predictivos más precisos. La recopilación de datos masivos y los sistemas de análisis desarrollados para su comprensión han ayudado a evaluar de mejor manera el riesgo y ofrecer un servicio que se ajuste a cada necesidad.

En la actualidad, muchas empresas están empezando a usar el Big Data para construir seguros personalizados. Por ejemplo, una empresa de seguros de automóvil evalúa el comportamiento  de cada conductor para conocer cuáles son las probabilidades de que sufra un accidente o de que le roben el coche. Estos datos son comparados con los perfiles de otros conductores para así­ determinar el coste del seguro.

Por su parte, los seguros de salud y vida también están usando el Big Data para desarrollar las primas de los clientes. Estos seguros están aprovechando los beneficios de los dispositivos wearable como el Apple Watch y Fitbit para monitorizar el estilo de vida y el nivel de actividad de sus clientes.

Según un artí­culo de Forbes, un tercio de las empresas ofrecen servicios basados en estas tecnologí­as dándoles la posibilidad a los clientes de mejorar el valor de sus primas siguiendo un estilo de vida más saludable.

Pero, los beneficios del Big Data van mucho más allá de ofrecer servicios a medida. Esta nueva tecnologí­a ha permitido a los seguros prevenir el fraude analizando datos del pasado, la conducta de cada cliente y el perfil de las personas con las que se relaciona. Además, el Big Data permite entender mejor al cliente para ofrecerle  productos y servicios que se ajusten a sus necesidades.

Sin duda alguna, el Big Data ha tenido un impacto positivo dentro del mundo asegurador, a través de cambios en la atención al cliente, el valor de las primas y la prevención del fraude.

Fuente: Forbes
Scroll to top