Las posibilidades de la conectividad

Smart Health o salud inteligente, hace referencia al uso y a la aplicación de diferentes herramientas, así como infraestructuras. Su objetivo es la combinación de tecnologías de información y comunicación, la utilización de dispositivos móviles para mejorar la salud y la calidad de vida.

Las aseguradoras y sus proveedores están avanzando hacia nuevos modelos de servicio, para reducir costes y mejorar la experiencia del paciente. Entre ellos está la video-consulta y servicios de autogestión innovadores, basados en volúmenes de información compartida (citas, seguimiento de pacientes, weareables, sensores, etc).

Algunos ejemplos de estas tecnologías pueden ser:

  • La recomendación de rutas saludables, que tiene en cuenta los problemas de salud del paciente (de movilidad, de visión, cardiovasculares, respiratorios…). Así como la información medioambiental que envían las estaciones meteorológicas, para sugerir aquellas rutas que puedan resultar más beneficiosas para la salud del usuario.
  • Sistemas de monitoreo, que permiten geolocalizar a pacientes con diversas formas de deterioro cognitivo -como Alzheimer-, detectar si salen de su rutina o de sus espacios habituales y avisar automáticamente a la persona responsable.

Las aseguradoras tienen el reto de trabajar en un modelo de prestación de servicios de Smart Health sostenible, considerando que debe contemplar la colaboración y el establecimiento de alianzas con distintos players del ecosistema IoT.

¿Te gustaría saber más sobre este tema? En el evento #InsuranceRevolution profesionales del sector te lo pueden contar. ¡Reserva tu plaza!

Fuentes: https://www.minsait.com/sites/default/files/newsroom_documents/informetendenciasseguros17.pdf


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *